FUHEM recibe el Premio Rochdale UCETAM

El Consejo Rector de UCETAM, reunido el pasado día 17 de enero de 2019, decidió conceder los II Premios Rochdale UCETAM a la Trayectoria Cooperativa, a los centros de FUHEM y al Colegio Trabenco. Según expresa la motivación del premio, “se reconoce la labor pedagógica y empresarial a lo largo de más de cuarenta años, así como su trabajo en favor del cooperativismo y de la economía social en nuestra región”.

Los premios se entregaron en la tradicional Cena del Maestro organizada por UCETAM con el fin de subrayar la dedicación de los profesionales a la docencia, que se celebró el pasado 8 de febrero de 2019. Por parte de FUHEM, recogió el premio Víctor Manuel Rodríguez Muñoz, director del Área Educativa de FUHEM quien agradeció el premio en nombre de FUHEM y en el de todos los trabajadores de los colegios.

Un repaso a la historia educativa de FUHEM

En la motivación del premio, UCETAM ofreció un resumen de nuestro recorrido histórico en el ámbito de la educación:
“La actividad educativa de FUHEM nace en 1948 con una Escuela de Capacitación Profesional. En las décadas de los cincuenta y sesenta, surgen los colegios, bajo la fórmula de patronatos y secciones filiales de instituto. Con una finalidad social y sin ánimo de lucro, FUHEM pretendía colaborar en la escolarización de la población, llevando la enseñanza a los barrios periféricos de Madrid habitados por familias con escasos recursos económicos.
En los años 70, con la Ley General de Educación, el Estado afronta las necesidades de escolarización y los “Centros del Hogar del Empleado” optan por situarse a la cabeza de los cambios educativos, emprendiendo una profunda renovación pedagógica de carácter progresista, caracterizada por una metodología activa, abierta, pluralista y crítica con la realidad política y social. Igualmente, FUHEM opta por una gestión democrática y participativa de sus centros escolares.

Los colegios de FUHEM, repartidos en distintos barrios de la ciudad de Madrid, fueron seña de identidad de muchas generaciones que se educaron en las aulas de Begoña, Covadonga, Fátima, Guadalupe, Lourdes, Loyola, Montserrat y Santa Cristina. El paso de los años fue haciendo imposible mantener el funcionamiento de centros que no cumplían unas condiciones adecuadas y se fue produciendo el cierre gradual de muchos de ellos. Actualmente, siguen abiertos Lourdes y Montserrat, al que se ha sumado el más nuevo de todos, la Ciudad Educativa Municipal Hipatia, en Rivas Vaciamadrid".

El otro premiado: Colegio Trabenco (Cooperativa Esenco)

Esenco fue constituida por un grupo de trabajadores para atender las deficiencias de infraestructura educativa en la zona de Entrevías-Pozo del Tío Raimundo, de Madrid, y nació al amparo de la Cooperativa de Viviendas Trabenco.

El colegio comenzó su andadura en 1971, en locales dispersos de la cooperativa de viviendas, en Entrevías. Los trabajadores y trabajadoras del colegio constituyeron Esenco en 1978. En 1983, el Colegio Trabenco absorbió la población infantil que pertenecía a un colegio público de El Pozo que iba a ser desintegrado y firmó un acuerdo para ocupar el edificio escolar: el Colegio Trabenco se ubicó definitivamente en El Pozo del Tío Raimundo.

En 1998, gracias al esfuerzo conjunto de las familias del Colegio Trabenco y de los cooperativistas de Esenco, lograron ampliar las instalaciones y modernizar el equipamiento.